En España, las bibliotecas móviles están manejando

En España, como en muchos países europeos, el número de bibliotecas no está disminuyendo, como algunos expertos predijeron con el advenimiento de Internet.

Además, en la actualidad, 77 autobuses especiales recorren el territorio del reino pirenaico, equipados con una biblioteca. Estos autobuses hacen viajes a diferentes regiones del país, especialmente a ellos, los residentes de pequeños pueblos sin Internet están esperando con impaciencia.

Vale la pena señalar que, incluso en las comunidades en las que trabaja desde hace muchos años, las bibliotecas móviles son de particular interés, y no sólo los ancianos, sino también a los jóvenes que están dispuestos a tomar el tiempo para leer libros, especialmente que su amplia elección se ofrece.

En cuanto a las bibliotecas urbanas y rurales, siempre hay una gran cantidad de lectores. La razón principal de esto es que no toda la información se puede aprender a través de Internet.

Además, muchas publicaciones son hermosas ilustraciones, que también es un factor importante.

Leer es bueno para la salud

Los científicos han demostrado que leer libros afecta positivamente el estado de salud, especialmente del sistema nervioso, porque ayuda a aliviar la tensión, sin mencionar la mejora del cerebro.

Las personas que leen mucho tienen menos probabilidades de padecer enfermedades relacionadas con la memoria, especialmente las personas mayores.

A pesar de que hoy en día es difícil imaginar la vida sin Internet, los expertos advierten que para el funcionamiento normal del sistema nervioso central, se centran en medios electrónicos puede ser no más de dos horas al día.

En nuestro tiempo, hay ciertas categorías de residentes en España, casi todos sus teléfonos inteligentes de pago para el tiempo libre, que no sólo provoca la adicción, sino que también estimula el desarrollo de la obesidad, visión borrosa, problemas con el sistema músculo-esquelético, por no hablar de la violación de la actividad del corazón. El gobierno está haciendo todo lo posible para asegurar que el mayor número posible de jóvenes a adoptar estilos de vida saludables, que se abren campos de deportes, piscinas y eventos organizados, a los que asisten personas de diferentes edades. Las bibliotecas móviles durante todo el año visitan unos dos mil asentamientos y, en cada uno de ellos, tiene su propia audiencia.

Entre los lectores de dichas bibliotecas se encuentran personas en edad de jubilación, porque algunas de ellas no pueden usar Internet.

Tales actividades contribuyen a la preservación de las aldeas, porque en España hay un problema cuando los jóvenes se van a las ciudades, lo que cierra las escuelas y jardines de infantes. Además de los salarios más altos, los jóvenes eligen las ciudades debido a la gran variedad de actividades de ocio que faltan en los pequeños asentamientos. Por lo general, los autobuses llegan a las aldeas al menos una vez al mes, no solo para reemplazar los libros que leen, sino también para celebrar consultas sobre novedades de publicaciones literarias. Cabe señalar que en verano, estas bibliotecas aumentan significativamente el número de clientes.