Los españoles están haciendo todos los esfuerzos posibles para proteger el Atlántico de un desastre ecológico

moderno buque expreso de Panamá naufragó en el Golfo de Vizcaya. Buque de carga se trasladó desde Gabón hasta Le Havre, transportando madera. Pero debido a una tormenta violenta, que se produjo en enero, el barco se hundió. Los miembros de la tripulación resultaron ilesos, ya que fueron evacuados con urgencia. Sin embargo, el propio buque sigue a la deriva en la dirección de Francia. La principal dificultad radica en el hecho de que el buque es difícil de llevar a cuestas debido al mal tiempo.

Los ambientalistas están muy preocupados porque el barco es una enorme cantidad de combustible que pueda derramarse.

La operación contó con la participación no sólo española, sino también los equipos de rescate franceses. Para evitar el desastre ambiental, los equipos de rescate tuvieron que arriesgar su vida. Para ello se tuvo que aterrizar en el barco desde el aire para que sea más fácil para llevarlo a cuestas.

Ahora el barco de trata en el puerto de Bilbao. El tiempo de transporte dependerá de las condiciones meteorológicas.